Hoy en día hay disponibles descargas ilimitadas de películas a través de las tiendas de películas en línea. La posibilidad de descargar películas con un clic del ratón ha abierto nuestro monitor de 17 pulgadas a un cine, que nunca cierra por la noche, y muestra cualquier película que queramos ver a nuestra disposición. Así es como nuestra tecnología ha avanzado. Veremos por qué las tiendas online de descargas de películas ilimitadas han revolucionado toda la industria del cine y qué es lo que te estás perdiendo si sigues atascado con tus VCD y DVD.

No hace mucho tiempo, cuando todavía dependíamos de los VCR, acrónimo de videograbadoras para ver películas en cintas. Si naciste después de los años 80, probablemente tengas una idea o imagen mental muy vaga de lo que son esos aparatos. Tal vez te has sentado al lado de tu abuela en el sofá viendo un programa de televisión grabado o una película de una de esas pequeñas cajas negras, o te has encontrado con una de esas en el desguace o incluso en el museo. En los años 90, la llegada de esos pequeños discos llamados discos compactos de video o VCDs tomó por asalto la industria del cine. Compactos según los estándares de esos días, estos todavía tienen su lugar en el hogar de muchos americanos. Sin embargo, hasta el día de hoy, la descarga y el visionado de películas en línea está ganando una velocidad tan grande que simplemente no podemos ignorar.

Se preguntarán cuál es el problema de poder acceder a descargas ilimitadas de películas. Después de todo, tu VCD y DVD funcionan bien y no te dan problemas, ¿verdad? Veamos lo que te estás perdiendo mientras tu vecino de al lado descarga tranquilamente su programa de televisión favorito.

Conveniencia de las descargas de películas

Comprar un VCD o DVD es fácil si sabes qué título estás buscando. Sin embargo, si eres como yo, que simplemente quieres coger un buen programa para poder relajarte y verlo durante el fin de semana, imagina conmigo entonces que podrías estar buscando en la tienda de películas leyendo críticas y pensando qué película es buena y vale la pena. No puedes comprar todo lo que te gusta porque es costoso, ¿verdad? Luego, estarías haciendo cola con el resto de la gente para tu turno de pago. Comprime esa imagen y te imaginas sentado frente a la computadora, y con unos pocos clics, la película está lista para ser vista. ¿No es genial?

Si quieres ver filmes online o un programa de televisión a las 4 de la mañana, o en un día no laborable, los sitios de películas están ahí las 24 horas del día, listos para servirte con descargas de películas ilimitadas.